Dos consejos para financiar su propio negocio

No hace falta decir que una recesión puede ser un período muy difícil tanto para los individuos como para las empresas. La gente pierde sus trabajos y reduce sus gastos, y las reservas de efectivo comienzan a disminuir. Los mercados crediticios se vuelven más estrictos y los bancos comienzan a aumentar sus restricciones de préstamos. Esto probablemente hace que uno se pregunte si tiene sentido siquiera considerar la posibilidad de iniciar una nueva empresa y, si cree que sí, cómo hacerlo. Antes de analizar algunos de los pasos que deberá dar para que su empresa despegue, recuerde que puede encontrar el éxito -incluso en niveles moderados- en tiempos económicos turbulentos. He aquí algunas razones del porqué:

Puede que encuentre mucha menos competencia durante este tiempo. Esto se debe a que la mayoría de la gente tiende a iniciar un negocio cuando la economía está floreciendo. Si estás decidido y enfocado, puedes incluso hacerlo sin tener que compartir tus beneficios con terceros. Verás que las cosas son mucho más baratas, es decir, cosas que contribuyen a tus gastos generales. Piense en cosas como el alquiler, los muebles y los materiales, que puede obtener con un descuento.

Los clientes que ganes durante este tiempo es más probable que se queden contigo cuando la economía mejore. Esto es especialmente cierto si eres capaz de ofrecerles opciones más asequibles que tus competidores.

Los negocios establecidos tienden a frenar o detener la innovación durante una recesión. Puede utilizar este tiempo para aportar nuevas ideas que pueden faltar en el mercado, lo que le dará una mejor posición cuando abra sus puertas reales o virtuales. En realidad, algunos negocios prosperan en tiempos de incertidumbre económica. Si está considerando iniciar un negocio, asegúrese de hacer su investigación. Parte de su éxito depende del tipo de negocio que pretende iniciar, así que elija una estructura que pueda prosperar en tiempos difíciles.

Encuentre financiación

Antes de solicitar un préstamo, pida a amigos de confianza o a asesores profesionales que revisen su plan de negocios para asegurarse de que no está pasando por alto nada crítico o haciendo suposiciones inexactas. Puede considerar preguntar a las siguientes fuentes:

Amigos que tengan su propio negocio

Un oficial de préstamos en el banco donde haces negocios. Un contador, pero primero obtenga un estimado para revisar su plan, para que no se sorprenda por una factura alta. Además de asegurar la financiación de su nueva empresa, elabore un plan de respaldo financiero tanto para su negocio como para sus finanzas personales en caso de que no alcance sus proyecciones iniciales de ingresos. También debe acumular sus reservas personales de efectivo para tener suficiente para vivir de seis a doce meses. Asegúrese de hacer un presupuesto cuidadoso para poder seguir haciendo los pagos más importantes: alquiler/hipoteca, primas de seguro, facturas de servicios públicos y alimentos. Por último, comprueba tu instinto y tu saldo bancario para asegurarte de que estás listo para comenzar tu nueva empresa. Por lo tanto siga estos importantes consejos si lo que desea es llegar al éxito.

Conozca el ciclo de vida de un producto

El ciclo de vida de un producto es la evolución en ventas del susodicho durante su permanencia en un determinado mercado. Dependiendo del producto comercializado y el sector donde se localiza la tienda el producto tendera por valorarse o desvalorarse económicamente.

De igual manera, en dicho periodo influyen otros factores; como el caso de las políticas de administración del área donde se comercializa el producto. Desde el momento en que aparece un producto en el mercado no mantiene siempre una misma tendencia de venta; por lo que pueden producirse fluctuaciones que influirán a largo plazo en la demanda.

En lo referente a la demanda, es algo habitual; pues se trata cuando el producto pasa de moda o que el mismo se sustituya por otro producto que tenga las mismas característica que el primero.

Conozca el ciclo de vida de un producto

Ejemplo referente al ciclo de vida de un producto

Pensemos en el mercado de los reproductores de música. Hemos conocido el MP3, el mp4, el iPod, e inclusive, el teléfono móvil ha sido usado como reproductor; sin embargo, también hemos contemplado que algunos de estos tuvieron un ciclo de vida relativamente corto.

Basándonos en este aspecto, en la economía hay una teoría que explica las etapas; por las cuales un producto, en relación a la producción de sus ventas, puede transcurrir. Esta teoría es conocida como la teoría del ciclo de vida de un producto; la que se definió por el economista norteamericano Raymond Vernon, quien aseguraba que todo producto/servicio posee una evolución en el mercado similar; donde identifica cinco etapas: evolución, introducción, crecimiento, madurez y declive.

Aunque, puede verse el caso en el cual se trata de alargar el ciclo de vida del producto a través de distintas estrategias; como el relanzamiento, la actualización, la prolongación de la fase de madurez, o inclusive, a través de querer mantener la comercialización del producto; mientras se encuentra en la etapa del declive, a pesar de que la demanda sea baja.